Sudar como puerquito cuando haces ejercicio, es tan sexy pero te sientes de la chingada. 

Procrastinar tantito en el trabajo, al fin y al cabo que siempre salgo después de mi hora de salida.